Sophora toromiro Skottsb.
toromiro

Ejemplar cultivado en Santiago, 26 Agosto 2006
Sophora toromiro Skottsb.

Del libro Chile: plantas en extinción que Carlos Muñoz Pizarro publicara en 1971, citamos sus observaciones de esa época:
Es sabido que los habitantes de la Isla de Pascua han llamado la atención del mundo entero porque, a pesar de su extraordinario aislamiento geográfico, su cultura adquiere características netamente propias en un plazo muy corto. Elaboraron signos nemotécnicos, que utilizaban en sus rituales. Los documentos probatorios se encuentran en unos pocos museos de América y de Europa, y son el famoso bastón de mando, conservado en el Museo Nacional de Historia Natural de Santiago y 24 tabletas parlantes, rongo-rongo, de formas peculiares y grabadas casi en su totalidad en jeroglíficos. El significado de tales escrituras, a pesar de que los esfuerzos científicos para descifrarlas han sido grandes, permanece todavía no revelado a la ciencia.

Los rongo_rongo fueron construidos en madera de varios árboles traídos de otras islas (Fraxinus, Podocarpus), pero hay evidencia que algunas de ellas fueron construidas con madera de toromiro, que por su dureza, se prestaba a tales propósitos.

Esta especie de planta perteneciente a la familia de las Papilionaceas es endémica de la Isla de Pascua y era ya escasa en tiempos de Cook y Forster. Posteriormente Philippi, Fuentes y Skottsberg llaman la atención sobre los escasos ejemplares que tiene la isla. Se nos ha informado que el último ejemplar fue observado en 1935 y de él conservamos unas ramitas. Vivía en el fondo del volcán Rano-Kao y sólo se obtuvo unas pocas semillas. Según últimas informaciones, este pequeño arbolito desapareció para siempre. De las semillas en nuestro poder logramos cultivar unos pocos ejemplares que hoy viven en el Jardín Botánico Nacional de Viña del Mar. Algunos de esos ejemplares retornaron hace 5 años a la isla; no sabemos qué ha sido de ellos.
Árbol endémico de la Isla de Pascua.