Loasa longiseta Phil.
ortiguilla
Sinon:Loasa sessiliflora Phil.

Libro Rojo de Atacama
Loasa longiseta Phil.

Rodolfo A. Philippi en Anales Univ. Chile v 27, p 347, 1865:
L. caule erecto, humili, ramoso, sicut tota planta setis elongatis, patentibus horrida; foliis alternis, petiolatis, ovatis, uttrinque attenuatis et acutiusculius, repando-dentatis; floribus albis; squamis oblongis, albis, bicornibus, fila tria clavata gerentibus.
Quebrada de Puquios in deserto Atacama, legit orn. Fr. Geisse fil.
La raíz es blanca y sencilla. El tallo es bastante ramificado, cubierto de una epidermis blanca, lustrosa, y alcanza a 15 cm. Hay tres especies de pelos; cerdas blancas, levantadas, urticanas, de 2.7 mm de largo en todas partes de la planta, aun en las hojas; pelos cortos levantados, sencillos, sobretodo en el tallo; pelos de longitud intermedia entre estos dos cubiertos de espinitas verticiladas y blancos, que escasean en el ramo y los tallos, pero son muy abundantes en las hojas y el cáliz; los de esta clase en el ovario son más largos y amarillos. El pecíolo de las hojas mayores mide 22 mm, la lámina 30 de largo sobre 12 de ancho. Los pedicelos alcanzan finalmente a 15 mm. Las lacinias del cáliz, que son lineares, miden 3 líneas, pero crecen con el fruto; los pétalos son apenas más largos. El fruto es alargado y turbinado.
Es tan parecida a mi L. malesherbioides, que la tomé a primera vista por ella, pero ésta tiene las cerdas más cortas y menos picantes, y las hojas con sus peciolos están solo cubiertas de pelos articulados blancos recostados, en lugar de tener cerdas, etc.
Subarbusto endémico de las regiones 1,2,3,4 de Chile, de 200 a 2,300 m.