Madia sativa Molina
melosa, madi, pegajosa
Sinon:Madia viscosa Cav.

Parque Nacional La Campana, 18 Octubre 2008
Madia sativa Molina

Oscar Matthei, Manual de las Malezas que Crecen en Chile, 131. 1995.
Anual. Tallos 30-100 cm de alto, erectos, simples o ramificados, hirsuto-glandulosos. Hojas 2-5 cm de largo, sésiles, lanceolado-lineares a lineares, agudas en el ápice, recorridas por un nervio prominente en la cara inferior; las inferiores en roseta, las siguientes opuestas, y las superiores alternas. Capítulos numerosos, dispuestos en racimos, cortamente pedunculados, 0,8- 1,1 cm de largo por 0,4-0,8 cm de ancho. Brácteas involucrales en una sola serie, abrazando a las flores liguladas; receptáculo con pocas páleas delgadas. Flores dimorfas: las marginales femeninas con lígula trilobada; las centrales hermafroditas, 5-dentadas. Aquenios 5-6 mm de largo, negros; los centrales cuneado-oblongos, 4- angulados, a menudo con un nervio lateral; los marginales obovados, con o sin nervios laterales. Pappus ausente.

Observaciones
Especie presente en California y Chile. Rémy en Gay (1848: 269) afirma que antes de la Conquista la cultivaban para sacar el aceite de muy buen gusto que contienen las semillas. Actualmente no se cultiva y se comporta como maleza. Crece a orillas de caminos, calles, sitios eriazos y praderas naturales. Pegajosa debido a la secreción que producen sus glándulas.
Hierba anual endémica de las regiones 3,4,5,M,J,6,7,8,9,10,11,12 de Chile, 0 a 1,300 m. También en Argentina.